Mentxuka's Blog











{marzo 5, 2011}   Marzo_5. Novedades

Querida Hami:

Qué alegría saber de ti. Nunca dejaré de aprender contigo. Es cierto, mejor así, entre cartas. Espero que no nos pillen, no vayan a pensar mis chicas de Fundación que tengo una amante y ya, lo que me faltaba. Hace mucho que no me llaman, por cierto. Un día una amiga de amita me hizo una historia rara y guardaron congelado un montón de no sé qué y, mira, así más fácil, que no tiene que estar amito llevándome a horas intempestivas -salvo urgencias- a Boadilla. El otro día le dijeron a amita que nos quedan un par de años para jubilarnos. Jubilarnos, hermana! Vamos, que cuando llegue ese día  lo mismo nos dan un bastón. Lo que sí me he enterado es que para “jubilarnos” nos vuelven a meter con los batas verdes en Hospital. Menuda gracia! Los batas verdes que se vayan a su casa, que lo único que hacen es incordiar.

Pues mira, te cuento, doña exigente, para que luego no me digas. En este momento, nuestra amita la nocturna anda con su “mejor amigo”, el ordenador, haciendo de las suyas. Como no tiene tiempo -doy fé que todos los días es un no parar en esta casa-, aprovecha para dormir como los niños y luego se despierta cuando todo está en calma después de haber dormido suficiente (de nueve a dos es suficiente?). Me dice que luego a las cinco tienen que volver a comer los Ponchitos, y prefiere hacerlo seguido. En fin, yo como siempre la respeto y, qué quieres que te diga, aprovecho para dormir, que de día sólo de verles a los tres ya me canso.

Nuestros días son distintos. Amita ya casi no baja conmigo, y si estuvieras tú creo que tampoco podría. Es mi amito del alma el que me baja, pero casi lo prefiero, porque amita me lleva como si fuera su soldado… “Aquí, allí, junto…”, y mira chica, que es mi preferida, que es un amor pasional lo que siento por ella, pero tan iguales, tan iguales… Me quedo con amito para los paseos. Eso sí, cuando me llevan los dos, como si pisara el paraíso. Ahora que nieva, llueve, etc, apenas salimos. Pero verás cuando llegue la primavera! 🙂 Entonces, tú te volverás tontita, y yo será la primera vez que no te eche de menos. “Que me pasa, Haty? Tengo el cuerpo revuelto… Estoy bien? El pelo me brilla? Ay! Cuántos vecinos guapos tenemos en el barrio. Con quién me quedo?”. Hermana, eras insoportable, como una adolescente auténtica. Por lo hablarte de los paseos en la playa… “¿Y qué me pongo? (pues que te vas a poner!) “El collar marrón aquí no me pega! El de eslabones? Me lo prestas?”. (puaj, qué hormonas!).

Por aquí cada vez la cosa está más controlada. Todos andamos felices con nuestra vida cotidiana. Amita sigue soñando, como siempre “con un mundo mejor”, y se dedica a quedar con sus amigos, a arreglárles sus problemas (a intentarlo, vaya), a escribir sus injusticias y poco más. Yo la veo más feliz. Sigue haciendo ejercicio y cada vez que sale de casa, que le advierto “tened cuidado”, me dice: “Haty, sólo voy a hacer ejercicio. Todavía no tengo tiempo para deportes”. Bueno, bueno, valeeeee! Le digo. No me comassssss!!!!

Y bien. A los Ponchitos les encanta salir a la calle, ya sabes. Y yo, que soy un caballero, les cedo siempre el puesto, mi tiempo. Amita me ha prometido sacarme casi todos los días cuando llegue el buen tiempo y confío en su palabra, que ya sabes que nunca miente. Así que contando las horas para que llegue, pero sin la prisa adolescente que antes nos consumía, disfrutando del día a día, de los Ponchitos, de su evolución, de sus sonrisas. Los Ponchitos se llaman Nick y Mike y parece ser que les van a llevar a un colegio bilingüe. Todos los meses mamá -digo, amita- mete unas monedas en una hucha para “la guarde”. No sé muy bien qué es eso. Ya me lo explicarás tú que siempre has sido una “sabelotodo”.

Y bueno… Han vuelto a contactar con Bernardo -creo que es el del vídeo que me hablas- porque creo (chica, ya sabes que yo estoy a mi bola, no soy tan cotilla como otras…), que van a repetir ese 3107 pero todavía no igual. No sé si me explico. Creo que le van a hacer una fiesta a los Ponchitos, pero no lo tengo muy claro, y el otro día me dijo amita, cuando me fue a recoger a la Fundación por mi gastroenteritis aguda que qué bien, que estaba listo para la acción. No sé si me ve guapo, aparente o qué, pero vamos, que también me quieren sacar en la tele. Así que mira, casi mejor así, así puedo mandarte una copia sin que me pillen para que conozcas a los Ponchitos y veas el nuevo look de amita que ha vuelto a las andadas. No me extraña que la eches de menos… érais tan parecidas en algunas cosas de puertas para adentro…

Y poco más. Bueno, que amita sigue yendo a Yolanda (no sé muy bien qué le hace ahora, el caso es que lleva una funda negra en la mano “para que no la operen”), va con su amigo Antonio, también amigo de papi Ser, de nuestro amito, y que cada vez hace más cosas. A veces juegan a intercambios, y ya les dijo Josemi, que tendrían que “quemar esa etapa”. Como Josemi se lo dijo, amita decidió sólo jugar a intercambios por un tiempo sin hacerlos realidad, de momento.

David… Pues ya te contaré cómo anda. Creo que muy bien, que ha aprobado todo con muy buena nota y ya va teniendo fuste, como diría su tito Leo. No sé si sabe todavía que no vas a volver, de momento. Ya no me pongo trascendental, para que no digas. Pero en eso soy como Mentxu, pa’ qué jugar a medias verdades, no?

Amito duerme, con todos sus deberes cumplidos, y cada día quiere más a nuestra amita, aunque ella se queja, como todas, y siempre le dice “que podría hacer más”. Está muy contento allí, a tu lado, porque se ha rodeado de buena gente. El otro día me contó amita -pues ya sabes lo que habla…-, que le preguntó por qué eran tan afortunados de irse encontrando a gente tan maravillosa por el camino. Y que, para que se quedara tranquilo, como si lo supiera (se reía cuando me lo contaba) le dijo: “¿Algo tendremos que ver nosotros, no?”

Así que en esas andamos. Y los peques… pues cada día más grandes. Nick pesa ya 7 kg y sigue a raya, como tú. 🙂 Mike pesa uno menos pero está muy grande también.  Andan todas las semanas de pruebas y de compras. Que si Nick ha echado tripa, que si Mike ha pegado el estirón. Lo que más me gusta es que parecen unos chicos simpáticos, propio de la mejor familia del mundo, la nuestra. Mike es serio, pero simpático. Nick parece como papá, un cachondo, pero a ratos. Sin embargo, le gustan los saraos como a amita, no se quiere perder ni uno. Y Mike, estilizado como papá en sus buenos tiempos, jejeje, que desde que te fuiste, está echando un poco de barrigota.

Bueno, querida, me ha gustado tu idea de escribirnos a menudo. Y sí, creo que amito tenía razón. Es mejor así, sin vernos, para sufrir menos. Hay qué ver qué listo es el jodío. Seguimos en contacto. Cuídate mucho.

Mil millones de bsos y arrumacos hasta allí.

PD. Por cierto, el otro día estuvieron en la Mancha Manchega. Mentxu creo que escribió algo, así que ya te lo pasaré. Lo más destacado es que su gran amiga lleva una Lucía dentro, otra Ponchita, vaya. Y que Marieja no sólo se acordó de Nick y Mike, sino también de nosotros. Y cantaba!! Tú la has oído alguna vez?

Haty

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: